**Fanfarrias**

Este post debería escribirlo cuando finalice el viaje, pero, haré trampa porque apenas vamos llegando a la mitad del recorrido, y recuerden “el viajero siempre sufre”, eso es lo que decía el buen Rogelio en sus clases.

Llegar a esta parte del mundo sigue siendo complicado, mucha logística y costos altos, pero creo que vale la pena, veníamos por un viaje cargado de items por marcar como visitados, y tan grande es la fortuna/suerte que me cargo, que hemos terminado con una gran experiencia de viaje en lo poco que llevamos, gracias en parte a Ingress.

Para los que no saben que es ingress, vayan a googlearlo, para los que sí saben, pues bueno, he de decir que yo no soy un gamer, ni mucho menos un intenso del juego como Mar, por lo que también en honor a la verdad gran parte de lo bueno que nos ha pasado es por ella y sus contactos de ingress. Jajaja.

Llegamos a Stavanger, y en el aeropuerto ya nos estaba esperando Snorre (@Antwelm) para llevarnos a la ciudad y al Airbnb en donde nos hospedaríamos. Camino allá precisamente, pasamos a visitar el monumento a la unificación vikinga de Sverd i en fjell (espadas en la montaña/piedra)

El clima se ha portado espectacular con nosotros, Snorre dice que hay pocos días soleados en el año, y pues, a nosotros, al parecer nos han tocado todos JAJAJAJA.

Este post se irá actualizando (espero que no me de flojera, porque de verdad andamos del tingo al tango, y hay tantas cosas que contar y poco tiempo para hacerlo).

Stavanger

Bueno, nos habíamos quedado en que tardamos como 15 hrs para llegar a Stavanger en donde nos recibió Snorre, y que nos dio un tour por la ciudad, llegamos al airbnb que mm, no estuvo mal, pero tampoco fue lo máximo, suficiente creo, fuimos a caminar por la ciudad. Me llamó la atención que Stavanger es una ciudad con bastante movimiento cultural contemporáneo, y eso está padre, mucho grafiti y obras de arte callejero, bien bien.

Al día siguiente tocó la gran subida a Preikestolen, (a.k.a la piedra del púlpito), pasando previamente por un ferri y un tur rápido por los fiordos al rededor de Stavanger en el auto de Snorre.

Para subir a Preikestolen, la recomendación es tener una buena condición física y llevar botas de trekking (no zapatos, zapatillas, tenis de running o cualquier otra cosa), un camino de unos 4 kms hasta llegar a la orilla, y una diferencia de unos 700 mts respecto al punto de partida, algo así como subir al cerro del tepozteco, (en unas partes es igual de complicado a mi parecer), pero los paisajes son mucho mejores jajaja. Lagos, muchos riachuelos (con agua que literalmente puedes beber) y la vista al fiordo de Lysefjord (el fiordo de la luz) pfff, es una sensación increible poder llegar y sentarse cerca del borde. Uno de los puntos en contra es la gran cantidad de gente que visita Preikestolen, que sí, gracias a instagram y demás, ahora es demasiado conocido, pero no me importó, llegar ahí era una de las razones para venir a Noruega, y pues, misión cumplida, solo por eso podría decir que valió la pena el viaje. Subimos en aproximadamente 2:00 hrs y una 1:30 min de bajada. Lo que sorprende es ver como los noruegos están tan acostumbrados a practicar deporte y disfrutar la naturaleza, que solo ves como pasan junto a ti (y a veces casi casi los tienes respirándote en el oído) corriendo, subiendo y bajando. La verdad hasta dan envídia, pero las cosas son como son. Otra cosa padre, es que a pesar de que el sol estuvo a 100, sin nubes, acá en el circulo polar, al parecer no incide con la misma fuerza, ya que no hubo problemas de quemaduras ni nada por el estilo por la larga exposición (también acá, basta ver la genética nórdica para constatarlo).

De regreso a Stavanger, era necesario recargar baterías, y nada mejor que con una hamburguesa con queso, que no estaba mal, o quizá es por los 550 mxn que te cuesta todo en promedio (es decir, una comida rápida normal). Una vez comidos, regresamos vía Tau y su ferry, un día completamente soleado con el viento pegando a todo lo que da, riquísimo!

Al final, Stavanger es una ciudad bastante agradable, costera pero en donde no se siente la sal ni el bochorno, o sea, genial. Aprovechamos para intentar hacer la medalla de Myriad (evento de Agosto para ingress), pero lamentablemente no alcanzamos a tener la medalla de 100 glyphs, ni hablar.

Al día siguiente originalmente planeamos ir en autobús a Bergen, sin embargo, Snorre decidió acompañarnos a Bergen y tomar una semana de vacaciones, y la verdad, es que fuimos bastante afortunados de que lo hiciera. El road trip desde Stavanger a Bergen, duró unas 8 horas (más o menos), en el que aprovechamos para conocer mil y un cascadas, como la de Langfossen, y la de Låtefossen

Cascada de Langfossen

Cascada de Låtefossen (una de las más famosas y que sale en casi todos los videos de roadtrips por noruega)

Después de eso, tomamos una desviación antes de seguir nuestro camino a Bergen hacia un Ski Resort, en la Komuna de Jondal, que fue una de las partes de nuestro viaje que más nos impresionaron y que agradecemos a Snorre por habernos llevado hasta ahí, literalmente visitamos un glaciar, y el paisaje fue hermoso, montañas casi sin árboles por miles de años en que los glaciares esculpieron esos valles (en general, gran parte de la noruega que conocemos hoy, es gracias a los glaciares, los fiordos por ejemplo).

En fin, ha det bra!

One thought to “[101 en 1001] Viaje a Escandinavia ☑️”

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *