Me gusta conversar contigo, aún en aquellas charlas que suceden en mi mente sigues manteniendo tu esencia de aquellas que podemos concretar, es como si te hubieras virtualizado…

Debo confesar que a veces me siento intimidado, porque sé que en el fondo, de los dos eres la que tiene más capacidad para la reflexión y el análisis de las situaciones, y que generalmente (aunque no siempre me guste escucharlos) puedes darme mejores argumentos, a veces creo, que te es difícil decirlos sabiendo como reaccionaré, con terquedad, como si pareciera que no te tomara en serio, pero sí, y agradezco que tengas esa voluntad para lidiar conmigo aún en momentos en que he sido realmente nefasto.

Amo cada conversación contigo, como la que tenemos en este momento, aunque no usemos ninguna palabra.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *