Últimamente he estado viendo algunos videos sobre Arduino, y recuerdo que ya hace un par de años me había comprado algunas cosas, entre ellas, un paquete de sensores que no encuentro por ningún lado :/. Tratando de encontrarlos, me puse a hacer limpieza y una búsqueda entre cosas que tengo en algunas cajas.

Pero como siempre pasa cuando buscas algo, encuentras lo que no andabas buscando.

Encontré la caja de “Esta va a ser la caja de herramientas y otras chunches” que decidí empezar cuando me mudé al depa hace cuatro años. Y pffff! tan pronto la abri, me puse tan triste que vine a escribir a donde traigo todas mis frustraciones, tristezas y en general, mi sentir más honesto. Y es que, esta caja representa en retrospectiva que no he cambiado mucho, sigo siendo un ingenuo que hace planes demasiado ‘rosas’, fantasías que espera cumplir en una realidad que es muy compleja -y cabrona-, si bien es cierto, los meses que viví solo fueron de muchos aprendizajes, también es cierto que me sirvieron para decidir que quiero disfrutar de mi familia por más tiempo, y que, regresar a casa por ese motivo no ha sido lo que yo me dije en ese momento, que era, “no des por hecho lo que tienes”.

Hoy, al abrir la caja, me doy cuenta de que lo he hecho de nuevo, eso que me dije que no haría, dar por hecho que las personas que más quiero, siguen y seguirán ahí siempre. Hace casi dos años, eso por poco y se sale completamente de control cuando mi mamá se puso muy enferma, y desde antes, cuando perdió la vista. Ha sido difícil, sobre todo, no por las situaciones en sí, sino por las dinámicas familiares que se ponen en marcha cuando damos por hecho que “nuestra realidad” es la misma que la de la gente que amamos.

Por un momento, al ver las cosas de la caja, me ha pasado por la mente que he perdido el tiempo, literal y relativamente, es decir, hace cuatro años me propuse que iba a desarrollar algo con ese Arduino, y no lo he hecho, me sentí en un deja vu, porque aunque no lo recuerdo con exactitud, estoy seguro de que en ese momento, me sentía como hace un par de días, emocionado por poder concretar algo, y la realidad es que, ya había pasado por eso, y LO OLVIDÉ!. Esta caja me regresó a ese tiempo, y bueno, todos sabemos que no lo logré, y no puedo evitar pensar que esta vez puede ser el mismo resultado, con cuatro años desperdiciados.

Hace años, escribía acá mismo, que me sentía como en una espiral, en un ciclo que se repetía constantemente, y aunque me refería a algo más ‘sentimental’, creo que puede ser cierto en otros ámbitos, sigo clavándome con mi vida de godín, adentrándome en el trabajo, y con la idea (como hace cuatro años) de empezar una maestría (otra), e insisto, no puedo evitar preguntarme si esos ciclos se repetirán en el futuro, por más que trate de salir “conscientemente de ellos”, en esta ocasión, pensé que ya había dejado eso atrás, hasta hoy.

Me pone en verdad triste, ¿y si nuestro destino ya está definido? ¿y si no podemos escapar de él? hay muchas razones (independientes) que puedo atar y ver que hay esos patrones repetitivos, ¿Qué razones hay como prueba de que no es así?. ¿Somos una profecía auto cumplida?

Me niego a creerlo, pero en este momento no puedo argumentar lo contrario, y me duele.

Estaba tan feliz, y la verdad vino a tocar a mi puerta. Todo por buscar un pinche Arduino.

Ah, y no, aún no encuentro la bolsa de los sensores.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *